Solo papel en las canecas de las oficinas del CDCV

El Centro de Desarrollo Comunitario Versalles gestiona convenios con empresas encargadas del manejo de residuos en el departamento de Caldas con el fin de aplicar y cumplir la política ambiental y el compromiso con la conservación del medio ambiente.

La organización incorpora en su cultura prácticas responsables como son disminuir la contaminación y realizar una adecuada gestión integral de los residuos sólidos y para ello, implementa los puntos ecológicos en todas las sedes y unidades de atención. Se hace un llamado a los colaboradores del CDCV para que realicen uso apropiado de los mismos.

Cada punto ecológico tiene tres canecas de separación, que se deben utilizar de acuerdo a su color: en la gris debe depositarse el papel y el cartón, en la verde los residuos ordinarios y la azul, los plásticos.

Erickson Rincón Viveros, practicante de Ingeniería Ambiental afirma que: “se han presentado algunas dificultades en la disposición de recursos, ya que no se hace una distribución correcta, pues se depositan vasos desechables, papel, cartón y plásticos con alguna especie de fluido”. Además, explica que cuando estos materiales tienen contacto con alguna sustancia ya están contaminados y deben ser depositados en la caneca verde dispuesta para los residuos ordinarios.

Clasificación de los residuos de acuerdo a su tipo:

Residuos Aprovechables (papel, cartón y plástico): A estos residuos se les puede dar otro uso después de que ya termina su ciclo de vida útil.

Residuos Ordinarios (Desechos orgánicos, papeles y plásticos con algún fluido): Son los que por su grado de contaminación y contacto con otros fluidos no se les puede dar otro uso y deben ir directamente al relleno sanitario.

Residuos Peligrosos y Especiales (medicamentos vencidos, corto punzante, elementos clínicos, basura electrónica): Son los que por su grado de contaminación patológica pueden causar alguna afectación a la salud humana por esta razón existen algunas empresas gestoras para estos recursos específicos.

Residuos Bio-sanitarios (desechos de papel y toallas higiénicas): Estos residuos se ubican en una caneca roja, y en la disposición final se separan en bolsas amarillas para evitar el contacto por su alto grado de contaminación.

Empresas encargadas de la disposición final de los residuos:

La empresa EMAS presta el servicio de recolección uno o dos días de la semana dependiendo la zona, y allí contabiliza la cantidad de residuos que hay de papel y cartón, residuos ordinarios, bio sanitarios y plásticos.

En cuanto a papel y cartón se tiene programado realizar un convenio con la empresa recicladora Chatarrería Caldas que aprovecha estos recursos para la fabricación del papel nuevamente y otros materiales. Para que sea posible, primero se realizará un sondeo de la cantidad de papel que se genera durante una en la organización. “Primero se debe concientizar a los funcionarios para que en los basureros que están dentro de las oficinas solo depositen el papel, así este rasgado pero que no tenga ningún fluido”, añadió Erickson Rincón.

También, se invita a los colaboradores a que tengan presente su compromiso ambiental, y entreguen en la sede principal del CDCV los residuos que tengan en las unidades de atención o en sus hogares, para contribuir a la conservación del medio ambiente.

En cuanto a los convenios, para los residuos peligrosos, se tiene un convenio desde enero del 2019 con la empresa Asevical con la que se comunican cuando hay cierta cantidad de residuos.

Con la empresa C&A Metales La Unión, la alianza se usa cuando hay acumulación de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos; ellos lo reciben y se encargan de hacer la disposición final de estos.

En los últimos siete (7) meses se han dispuestos los residuos de la siguiente manera:

ASEVICAL:

Corto punzantes: 400 gramos

Pilas: 1 kilogramos

Metales pesados: mercurio 100 gramos

Medicamentos vencidos: 1.3 kilogramos

Luminarias: 750 gramos

C & A METALES LA UNIÓN:

Residuos de aparatos eléctricos y electrónicos: 4.5 kilogramos