Campaña para la Prevención del Embarazo en la Adolescencia

 Según los datos registrados por el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar en el año 2015, en Colombia la tasa del embarazo en adolescentes es del 19,5%, lo que quiere decir que una de cada cinco adolescentes entre los 15 y los 19 años es madre o está embarazada.

En septiembre se conmemora el día mundial de la Prevención del Embarazo en Adolescentes en pro de reducir las altas cifras que hacen de este un problema de salud pública. El Subdirector de Salud Pública, Diego Luis Arango Nieto en un documento de la territorial de salud, indicó: “Es de resaltar que, gracias al trabajo articulado de todas las instituciones, en Caldas se ha cumplido con la meta del Plan de Desarrollo que planteó como objetivo reducir en el porcentaje de embarazo adolescente al 17% y al 2017 se ha logrado un resultado satisfactorio, con una reducción al 14.7%”.

Por esta razón El Centro de Desarrollo Comunitario Versalles para este 2019 se une a esta labor con la campaña “Si nos educamos Nos cuidamos” que hace alusión a la importancia de informar y educar los adolescentes sobre la importancia de una sexualidad responsable y dar a conocer las consecuencias que trae un embarazo a temprana edad para su vida, la de su familia y la sociedad.

La campaña tiene un componente pedagógico y uno comunicativo; el primero planeado como un circuito de observación con varias actividades prácticas de reflexión frente al tema que además afianza el trabajo en equipo, y el segundo compuesto por una serie de contenidos gráficos y audiovisuales que llevan un mensaje sobre las decisiones que se toman en la adolescencia y es compartido en las redes sociales y el sitio web de Centro Versalles.

El componente pedagógico, también se dio a conocer en el Grupo de Estudio y Trabajo GET de la organización con el personal de las distintas modalidades de Caldas y Santa Rosa y se espera que lo puedan replicar con sus grupos de trabajo y con las poblaciones que se atienden, pues es de vital importancia sensibilizar a personas de todas las edades sobre este tema.

La campaña comienza reforzando los conocimientos sobre nuestro cuerpo y el funcionamiento del aparato reproductor masculino y femenino; después se dieron a conocer los derechos sexuales y reproductivos que hacen parte de la Declaración Derechos Humanos y deben ser ejercidos en equidad; el tercer punto fue socializar algunos de los métodos anticonceptivos; luego a cargo de Wilson Londoño profesional de área del Sistema de Responsabilidad Penal para Adolescentes SRPA en Manizales, expuso los delitos sexuales y las medidas, contempladas en la ley del código de infancia y adolescencia y finalmente de las alteraciones y cambios que se pueden presentar en el proyecto de vida de los adolescentes que tienen un embarazo.

El embarazo en la adolescencia es un problema que no solo afecta a los involucrados y a sus familias, sino que incide en el desarrollo del país, pues ser padres adolescentes especialmente en los casos de condición de pobreza tiene como consecuencia la exclusión social, esto se debe a la dificultad de continuar los estudios, la baja posibilidad de acceder al mercado laboral y la falta de recursos para continuar y desarrollar su proyecto de vida.

El objetivo principal de la campaña, es mostrar que educando desde las familias a los niños, niñas y adolescentes se puede influir en la disminución de los índices de embarazo durante la adolescencia, esto ligado al alcance de métodos seguros de planificación, acceso a la salud sexual y reproductiva y a un acompañamiento psicológico.

Jenny Alejandra Otálvaro Morales profesional en desarrollo familiar de las modalidades Prestación de Servicios a la Comunidad y Apoyo Post institucional de SRPA manifiesta que, las personas más propensas a tener un embarazo no deseado son las que tienen unas historias de vida familiar de sobreprotección o que son muy permisivas y que lo primero que debe hacerse al detectar casos de riesgo de posible embarazo en adolescentes es activar las redes de apoyo de las entidades de salud para que estas generen un acompañamiento con sus programas de prevención de embarazo y enfermedades de transmisión sexual.

“Un embarazo no deseado a nivel cognitivo genera ciertos problemas con el bebé, en el desarrollo porque no va a tener ese vínculo tan fortalecido, ya que la mamá no está en óptimas condiciones y todo lo que ella piense y sienta se lo va a transmitir al bebe, a nivel afectivo porque un bebé no deseado es un bebé que en un futuro va a tener dificultades en el relacionamiento”, añadió Alejandra.

Es importante prevenir los embarazos a temprana edad, pero en caso de que ya se haya contraído uno, es necesario brindar todo el apoyo y la información completa para fomentar las decisiones conscientes, teniendo en cuenta las implicaciones de salud, psicológicas, económicas y legales que pueden presentar los responsables.

Si pasa por una situación similar o conoce a alguien, motive a buscar información, asesoría y ayuda en las EPS o en instituciones expertas en sexualidad y planificación familiar, como Profamilia: https://www.profamilia.org.co/.